Arcoiris | Karen Gonzalez Lagos

“Las cartas estaban sobre la mesa, eran varias las ciudades en las que habría podido aparecer.

Ese martes partió con gotas de lluvia que parecían ponerse de acuerdo para golpear en perfecta sinfonía, con cruda y guerrera intención cada techo, cada pared, cada metro de suelo vacío . El viento nos gritaba desgarrándose, como si le doliera, como si necesitara que abriéramos nuestras ventanas y lo abrazáramos. Y en un segundo esa furiosa composición se calmó, y el cielo sacó de su bolsillo un gris más amable, con nubes sutilmente coloreadas por los rayos de un sol apocado, medio risueño, medio avergonzado. Y mientras nos iba atrapando el silencio de ese vendaval dormido, apareció él, un arcoris majestuoso, desfilando imponente toda su magia, todo su color. Podría jurar que atravesaba la tierra y el cielo con la misma fuerza que nace y muere un rayo.

Finalmente nos tocaba a nosotros, habían sido meses muy despiadados. Una ciudad entera puertas adentro con los miedos y la incertidumbre que desataba una pandemia mundial, el dolor de la distancia social albergado en cada hogar, el temor de perder las fuentes de trabajo, la inexperiencia de los líderes y el caos en los servicios de urgencia hacían casi imposible vestirse de optimistas.

Pero ese martes se estremeció hasta el más imperturbable, los ecos de cánticos alegres se hicieron escuchar en cada rincón de Villarrica. Las siluetas, invisibles por semanas, tomaron forma y personalidad cuando se amontaron en las ventanas y rompieron en llanto en los pórticos que los vieron soñar por meses el sueño de la libertad. Minutos de inmensa felicidad que se esparcía con feroz alevosía, impregnando la ciudad completa y solo quedaba esperar el anuncio. Se encendieron, me atrevería a decir, todos los televisores,radios y celulares que existían, todos expectantes , todos ansiosos, todos cubiertos de una esperanza que creyeron olvidada. Y se confirmaba por cadena nacional, Villarrica se había sanado del Covid tras la aparición del Arcoris n4, cada residente de la ciudad podía considerarse completamente a salvo.

Material Histórico Conservado en La Biblioteca Nacional
Período “ Cuarentena COVID” Previo al suceso Arcoiris n4 ,Mayo 2020 , Ciudad de Villarrica, Chile.
Texto reeditado rescatado y Fotografía recuperada y remasterizada de un celular de la época.

Ese martes fuimos nuevamente de las calles, de las playas, de los bosques. Ese martes fuimos nuevamente abrazos, nuevamente besos, nuevamente miradas, de esas que no te abandonan y que te dicen que todo estará bien. Ese martes abandonamos las pantallas, las mascarillas, y nos fundimos en la piel de nuestras familias, nuestros amigos, nuestras parejas, nuestros vecinos.

Ese martes nunca volvimos a ser los mismos, volvimos a ser una versión muchísimo mejor”.

Relato Anónimo, Villarrica, Chile 2020.

Obra: Arcoiris
Autor: Karen Gonzalez Lagos
Edad: 33
Comuna: Villarrica
Ocupación: Productora

Descripción de la Obra: Relato poético fantástico. Pretende simular ser un material histórico de un suceso real.

Deja un comentario